Menuda Compañía

 

Menuda Compañía está formada por Marcos García Barrero, actor y escritor y Chefa Alonso, músico.

Menuda Compañía nace con el propósito de aunar música y teatro mediante creaciones originales abordadas desde una mirada conpemporánea e interdisciplinar.

Los referentes musicales, además de la improvisación libre y el free jazz, son la música de raíz popular y la música de baile.

Los textos tienen como punto de partida el monólogo dramático, el stand-up comedy, la narración y la sátira.

img_6847

Su primer espectáculo es: Uno dos, Estrella

Uno dos, Estrella es una galaxia musical

en la que viven zombis y chicas guapas,

mujeres con personalidad múltiple,

un barco y su correspondiente océano,

un hombre que no puede evitar hablar y otros que se dan cita a sí mismos,

algunos doctores y sus respectivas agujas,

fantasmas a los que confunden con niños,

amantes de las cápsulas, un monstruo que no sabe,

profesores libertinos, cruzadas galácticas y pasos de baile,

un ojo de cristal, un príncipe danés, su trasnochado padre

y partículas centelleantes que cada noche te persiguen,

entre otros.

img_6864

Uno dos, Estrella es un diálogo entre un músico (Chefa Alonso), un actor (Marcos García Barrero) y el público. Chefa Alonso improvisa, lanza, redobla y responde a las palabras que Marcos García Barrero profiere, escupe, canta y evoca para el público, una realidad fantasmal o su propia memoria.

En Uno dos, Estrella hay cuarenta universos organizados en cinco movimientos. Cada uno de ellos tiene una atmósfera musical e interpretativa; cada uno de ellos contiene un conjunto de seres o presencias que acompañan a los intérpretes durante los setenta minutos que dura la función

El espectáculo es un muestrario de fragmentos que poco a poco van cobrando sentido. Alonso y García Barrero edifican con ellos un paisaje urbano en el que vive una mujer llamada Yo, hay zombis que bailan con chicas guapas, un barco no sabe si querer a un padre o a su hija, los monstruos se desorientan, las discotecas recuerdan ciertos pasos de baile y un príncipe danés procura librarse de su padre. De la música sale el aroma del jazz, la música popular y los chirridos de un frenazo en seco.

En palabras del video artista Adrián Abril: “Uno Dos, Estrella es una coincidencia rítmica y poética. Chefa compone de forma improvisada una melodía selvática. Un universo musical de criaturas exóticas que habitan en la espesura. Allí suena una rama que cimbra y el aleteo de un colibrí. El paso de los predadores y un coro de ranas afónicas. Mientras Marcos transita las calles de una ciudad situada en las antípodas. Un espacio ecléctico donde semáforos o escaparates propician el encuentro de la inocencia, el cinismo, la crueldad y el humor. Y así, nosotros, los espectadores, asistimos a la conversación de dos náufragos que, desde territorios opuestos, contemplan una misma estrella”.

 

Anuncios