UNESP Sao Paulo

Creo que mi especialidad, si es que podemos considerar que tengo alguna, es, además de la improvisación musical, formar grupos y abrir procesos. No siempre es fácil y depende mucho de la química del colectivo, pero cuando esto sucede, y la gente se sigue reuniendo y ensayando, no puedo dejar de sentir alegría por haber provocado y facilitado algo que ya tiene autonomía propia. Activar la formación de grupos y orquestas y darles el primer empuje para que continúen el camino (sin mi), es una labor que me encanta y enorgullece.

Gracias a la chispa surgida en algunos talleres y el empeño de sus integrantes en continuar, se formaron orquestas estables como Entenguerengue, la Orquesta de improvisadores de Buenos Aires o la  Orquesta de Sao Paulo.